ISSN 2359-4101

Brazilian Literature in Translation / Literatura Brasileña en Traducción

Issue / Numero

year/año: 2015
issue/numero: # 07



En la pata del caballo hay siete abismos


Author | Autor: Clarissa Macedo


Traducido por Verónica Aranda Casado

Trilogía


Ayer se abrió un hueco

rasgando mis reinos.


Hoy se yergue una columna

en la trampa de mi pecho.


Mañana una herida que nunca tuve

crecerá hasta romperme por la mitad.


Ejercicio


Cerrar los ojos

para que la última

lágrima crezca.


Cerrar los ojos

para que el mundo

sea memoria.


Abrir los ojos

para que, al fin,

todo se pierda.


Teorema


La vida es una mujer estéril

nombrando a los hijos

que nunca podrá tener.


Alegoría


El pan enmohecido

de casi siempre

muestra

que entre

la verdad y el hambre

hay un abismo

de puentes

imaginarios.


Iconoclasia


Caen monumentos

como cae la ropa

de los que se quieren.


En la lucha de lo que tropieza

mueren hombres

como nacen dioses


y las noticias que llegan

cierran quejas abiertas

abren heridas secas.


Pecado


De tocar lo intocable

de comer el sueño

de otro mundo,

de querer fondear en mares

sin tener que censurar

a villanos.


Si el camino no fuese

tan feroz, un puerto aún

me vería.

Y yo, isla salvaje que llora,

fingiría que un día nací.


Silencio


Lanza de punta curvada
audición de terribles pensamientos
palabra enterrada en la carne


cactus que hace señas con la corteza


llanto de niño sin lamento;


quejido lento de casa
rumor que oye lo que llega:
el amor, con su manto de raíz amarga.


Oasis


El desierto es una ventana abierta:
lo que se escapa de sus camellos,
forjados en el agua de vapor y sal,
es el talón de todos los deseos.


En las arenas hechas de misterio
se habla de tierras donde nunca fui.
Allá, los fantasmas de mi río seco.


El gesto de la creación


En la trama de las melodías que callan
de los versos que huyen en bandada
se clava la flecha de un síntoma.


Al romper signos, penetrar asombros,
lejos de escribir las nupcias,
me ahogo en un río de dudas
y perezco... sólo la palabra es cómplice
de lo que me hace enloquecer.


Cuestión de color


Como carne masticada
la vida envejece sin color.


Toda piel camina hacia su fin:
negra, blanca, rosada, mulata.


Y si el fin anuncia su llegada,
todo el mundo lo siente
todo el mundo es rojo como la carne
como la sangre que tiñe el dolor,
y que todo despedaza.


Hermandad


¿Cuál es el color de tu drama?
¿Cuántos hogares salen de tus cabellos?


¿Entre cuántos hombres se reparte
el último hilo de desesperación?


En tiempos de pasión y hambre
los credos son mayores que las ropas
los vuelos mayores que las alas.


Ritmo


Cada paso es una trampa,
un abismo en la nueva casa.
En las paredes que nos testifican
resbala el color del precipicio.


Lo que queda, ahora, es la marca
del vacío – largo espacio –,
el riesgo de la palabra.


Cada paso es una trampa
coro de muerte en la nueva casa.


Concierto para caballos


Desnudos de crines que no se reconocen
Marcados con hierro
Huidos por la paja que niega lo que desean
Muertos por las pirámides que migraron
Sordos por la sinfonía que no se nombra
Locos de manadas de dragones que escupen estrellas
Vivos por las corrientes que chillan astros
... así son los caballos del concierto de mi corazón
niños que preparan el primer verso,
fieras que no se doblegan.





to the top